Translate

miércoles, 16 de octubre de 2013

DOS MILLONES DE RAZONES PARA NO PASAR DE 40.

Según la enciclopedia Wikipedia, el número cuarenta (40):

Es utilizado como sustantivo para algunos juegos de baraja, como el guiñote o el tute.
En Francia se utiliza para llamar a los académicos de la lengua, porque la academia consta de este número fijo de individuos (los cuarenta).
Es el número atómico del Zirconio.
Es el código internacional de Rumanía.
Es el juego de barajas nacional de Ecuador.
Es una canción de la banda irlandesa U2.

No se ve por ningún lado nada demasiado raro ni rimbombante, y desde luego parece ser un número como otro cualquiera. Wikipedia lo presenta en su primera entrada como que "el cuarenta (40) eun número precedido por el 39 y seguido por el 41". No es diferente, por tanto a otros muchos que le preceden o le siguen.

Pero desde luego queda claro que le sigue otro número: el cuarenta y uno (41); y a este último: el cuarenta y dos (42), y así infinitamente.

El mundo no se acaba en el 40.

Bien, entonces ¿por qué la sociedad y, más en concreto, el mundo de la empresa se ha empeñado en secuestrarlo del sistema decimal?.

En cualquier lugar se habla de la elevada tasa de desempleo que existe en España y en concreto de lo alta que es ésta entre los jóvenes. Pero ¿Alguien ha oído hablar que, de los 6 millones de desempleados, el 33% son +40 años (esto es, mayores de 40 años)?.

Ojo!!! que ese 33% equivale a 2 millones de personas. O lo que es lo mismo: 1 de cada 3 personas en búsqueda de empleo es mayor de 40 años.


Nadie ha oído nada de ellas porque nadie dice nada sobre ellas. Porque no existen. Nadie hace nada por ellas. Parece ser que hay dos millones de supermen & superwomen a los que el desempleo no les afecta lo más mínimo. Un gobierno está para proteger a sus ciudadanos, sobre todo en situaciones de indefensión. Pero parece ser que este no es el caso. No hay ni indefensión, ni necesidad, ni nada parecido.

En pleno siglo XXI con las tecnologías avanzando a pasos de gigante...

...Con la investigación médica arañando tiempo a la esperanza de vida y tocando con la punta de los dedos la posibilidad de ser centenarios con una buena calidad de vida, incluso de poder criogenizarnos y volver a "nacer" o despertar en el futuro y...

...Las instituciones y los políticos se empeñan en ningunear nada más y nada menos que a 2.000.000 de personas.

En tiempos de la Revolución Industrial alguien de 40 años, si llegaba a cumplirlos, era algo así como un anciano o una anciana. La esperanza de vida era bastante más baja que la actual y realmente la gente que sobrepasaba esa edad estaba machacada y muy envejecida (lo que vulgarmente llamamos "estar trabajados").

No hay más que ver fotos de nuestros abuelos o tatarabuelos, cuando tenían esa edad, y comprobaremos que a los 40 ya habían criado a una gran prole de hijos y a esas alturas ya tenían hasta nietos. Desde luego, parecían mucho menos lustrosos y frescos que cualquier persona que tenga más de 40 años hoy en día. 

La vida ha mejorado mucho y en un siglo, se ha avanzado lo que no se había conseguido en cinco.

En la actualidad, las personas estudian, se consolidan profesionalmente y después deciden tener hijos (los que lo deciden, que hay personas que no) y eso suele ser en torno a los 35 años.

Pues bien, te conviertes en padre o madre y en cinco años, si tienes la mala suerte de quedarte sin trabajo, tus hijos, que lo mismo están aún en la guardería o en educación infantil, se quedan "huerfanos". Porque tú no existes. No estás. No constas. Años atrás aparecías en la guía telefónica, ahora ni siquiera eso. Eres un desaparecido. Un ciudadano fantasma con todas las obligaciones pero sin ningún derecho.

Serás experto en tu profesión, habrás demostrado tus aptitudes y actitudes, tendrás pues todo lo que un joven en busca de su primer empleo soñaría. Pues, tendrás las tablas suficientes para dominar cualquier contratiempo o situación comprometida. Cualquiera, menos una: No podrás evitar convertirte en un/a don/ña NADIE. En un fantasma social.

Los responsables de los departamentos de Recursos Humanos siguen con patrones de la época de Maricastaña. Juegan a parecer que son avanzados, solo por creerse dentro del entorno 2.0. Pero este entorno es algo mucho más amplio que solicitar que los candidatos envíen sus CVs en formato electrónico o un video-currículum. "Da más realismo y se obtiene una mejor imagen del candidato" - dicen algunos. "Los profesionales de los RRHH nos hemos vuelto muy innovadores"- dicen otros. Pero se sigue en la cultura del siglo XX o incluso más atrás. Se pierde talento a manos llenas y nadie hace nada.

¿Acaso nos parecería coherente que un buen restaurante ofreciera, en su carta, un vino joven de mesa y al mismo tiempo tirara sus mejores vinos de reserva por el fregadero?. Aunque esgrimieran que todo se debe a los vaivenes de la crisis, nos parecería un sinsentido. Mejor ofrecer el vino a los clientes que tirarlo por el fregadero. Con una buena campaña de marketing, se puede sacar mucho partido a ese vino, atrayendo nuevos clientes y sobre todo, no perdido los actuales. Es posible que se pueda perder dinero o no ganar nada durante algún tiempo. Pero tirar lo bueno, porque no se puede ofrecer y sustituirlo por algo de mucho menos calidad, es de locos. Mejor sería, como última opción, reservar esos vinos para mejor ocasión o regalarlos entre los buenos clientes de confianza. Medidas innovadoras y en favor de dar mejor servicio al cliente y, sobre todo, sacar beneficio de nuestros mejores caldos, que aún en crisis, siguen siendo de gran valor. Deshacernos de ellos sin obtener algo a cambio, bien de forma tangible o simplemente por mejora de la imagen de nuestro negocio, es descabellado. 

Del mismo modo, innovador es gestionar Capital Humano. Innovador es actuar desarrollando políticas humanas y coherentes por y para personas, dejando de ver a esas personas como simples números; y sobre todo, innovador es crear para mejorar y poner en marcha tendencias que beneficien la equidad, la integridad y la igualdad

Pero si las empresas parecen no adaptarse a los nuevos tiempos, nuestros gobernantes (da igual el color que tengan) en su totalidad pasados todos de los 40 (en muchos casos ámpliamente) ni saben, ni contestan. Es como si esos 2.000.000 de desempleados no estuvieran por ningún sitio. Como si estuvieran en una cuenta secreta en Suiza.

Nuestra sociedad ha avanzado pero seguimos en el Pleistoceno en lo que ha mercado laboral respecta.

No voy a relatar aquí lo que un profesional mayor de 40 años puede hacer o aportar por una empresa. Creo que basta con decir que, de todo lo que se quejan los jóvenes que les falta para poder acceder al mercado laboral, les sobra a los primeros.

Pues parece que eso hoy en día no vale. Es como si se estuviera pretendiendo crear personas con una menor profesionalidad de la que realmente tienen.

Tú no vales por inexperto.
Tú no vales porque lo sabes casi todo.

¿Nos parecería lógico que unos padres acudieran a solicitar al profesor de su hijo que le bajara la nota porque no se sienten bien de que obtenga matrícula de honor?.

El punto de vista de las empresas debe cambiar. No se puede continuar teniendo una mentalidad tan arcaica y "cortoplacista" y pensar que lo importante es reducir el coste por encima de todo. Pero ante todo, no se puede seguir tratando a las personas como recursos. Ya que son Capital Humano y como tal, el capital es siempre una inversión y no un gasto. La gestión empresarial exige recapitalizar para insuflar aire fresco y no tirar el capital por la ventana.


Pero ¿qué ocurre? que no existe visión más allá del ombligo. El empresario piensa solo en salvar su pellejo. Pero prescindiendo de costes (de gasto de personal) se generan costes mayores a medio y largo plazo, pues la calidad de los servicios y productos se ve resentida sin remedio. ¿Qué lo que queremos es posicionarnos como un país en un nivel intermedio entre el subdesarrollo y la República Bananera?. Perfecto... por buen camino vamos, pero ¿A nadie le importa el nivel de las exportaciones? A la vuelta de la esquina, lo que nos encontraremos es que se ha perdido posicionamiento internacional. ¿O es qué nadie se da cuenta?. 

Un buen empresario o directivo con liderazgo, con visión global y de futuro es capaz de poder hacer entender a sus colaboradores que quizás hay que perder algo hoy (reducción salarial, bajada de incentivos en base a objetivos, etc.) para ganar más mañana todos juntos... pero con el claro objetivo de no prescindir de nadie y salir adelante todos juntos: Empresa, Accionistas y Capital Humano.

Eso es lo honesto y eso demuestra ganas de enfrentarse a la crisis con coherencia y ecuanimidad. Porque lo razonable siempre suena razonable aunque duela y haya que apretarse el cinturón.

¡Pero la miopía del tejido empresarial español nos está costando cara a todos!.

De momento hay muchos hijos sin padres porque otros se han empeñado en taparlos, esconderlos y ningunearlos, haciéndolos "abuelos" cuando solo acaban de estrenar paternidad.

Hay al menos una generación que ha pasado de ser los niños de 30 años de Miliki a convertirse en los "abuelos" de 40 años de la época JASP (aquellos que eran jóvenes aunque sobradamente preparados).

Y... Ojo!!! que también somos más de 40 millones de españoles... ¿Será que por eso que el sistema se empeña en "tensar" la cuerda para convertir a unos cuantos millones en emigrantes y que vayan a vivir y trabajar a otro país?.

Señores gobernantes el 40 existe!!!. Se precisan políticas de integración laboral urgentes!!!. Fomenten un cambio de mentalidad de las empresas. Si se ha podido acostumbrar a que un país se ponga el cinturón para conducir o que circuláramos todos a no más de 110 km/h, se puede hacer que el cinturón se lo apriete todo el mundo, desde el botones hasta el presidente de la empresa número uno del IBEX. Pero todos y no solo unos pocos.

Hay que sacar de las catacumbas a 2.000.000 de personas que han contribuido al sostenimiento de este sistema con sus impuestos durante muchos años y que ahora están huérfanas y abandonadas a su suerte.

Si un país está preparado para ser gobernado por personas mayores de 40 años, lo ha de estar para ser reflotado por profesionales mayores de 40 años.