Translate

miércoles, 6 de noviembre de 2013

EL GERMEN QUE SUPERA LAS ADVERSIDADES (CAPOEIRA).

Tras la reflexión que quedó abierta en 2.000.000 de razones para no pasar de 40 nos toca ahora buscar caminos, que lleven a encontrar soluciones para alcanzar la máxima empleabilidad posible de un colectivo con amplia "expertise" y "seniority", que precisamente ve como todas esas virtudes se tornan "defectos" a los ojos del mercado laboral actual. 

Una solución muy sensata puede ser, en la situación actual, tirar de la historia y fijarnos en algunas situaciones que han quedado grabadas en la memoria de los años. Todos sabemos que de los errores se aprende, pero es incuestionable que también de los aciertos y, a veces, ver los éxitos ajenos o de épocas pasadas nos puede inspirar para marcar pautas de comportamiento en el presente.

La innovación es algo realmente meritorio y que da un salto de calidad pero, a veces, se puede copiar con orgullo ("copy with proud" dicen los anglosajones) para llegar a un resultado óptimo. Cuando se está metido en el hoyo puede que no surjan las ideas con la frescura necesaria. En esos casos, copiar modelos de éxito es una opción muy válida para movernos del sitio. Posteriormente ya innovaremos, si se da la ocasión, que habiendo talento, seguro que se da.

Al hilo de todo esto, hace unos meses fui invitado a presenciar un evento de puertas abiertas en una escuela de "Capoeira" (Capoira suele ser como se conoce en español).

"Y eso ¿Qué es?" - seguramente te estarás preguntando.

Pues a simple vista sin tener ninguna referencia, uno se encuentra a un grupo de personas, que parecen danzar al son de una música, de percusión aliñada con cánticos de origen africano pero con letras en brasileño, pero que al mismo tiempo en posición de semiagachados lanzan patadas y saltos que recuerdan en cierta manera a las artes marciales orientales.

En aquel acto concreto, se transmitía una gran emotividad porque se trataba del cambio de "corda" (cuerdas de colores que llevan colgadas los practicantes de capoeira, similares a los cinturones de Judo o Karate), por lo que era algo así como un acto de graduación donde los participantes adquirían un mayor nivel de maestría.


Si nunca has asistido a una "roda de capoeira", querido lector, estarás tan perdido por el desconocimiento como lo estaba yo en aquel momento. E incluso si has visto u oído hablar alguna vez sobre ello, te preguntarás, al igual que yo hacia, si aquello era danza, arte marcial, tradición popular (y en ese caso, si de origen Brasileiro o Áfricano) y otras cuestiones más.

Al final del acto, la persona que me invitó me preguntó qué me había parecido aquella exhibición. Yo le transmití mi entusiasmo por la espectacularidad de las acrobacias que había presenciado y le invité a que me narrara el origen de aquella danza... "porque es una danza, ¿no?... bueno... también parece un arte marcial... en fin cuéntame" - le dije.

Y así, comenzó a narrarme la historia de la "Capoeira":

Su origen se remonta al s. XV-XVI cuando Portugal transportaba a Sudamérica (principalmente Brasil) esclavos de África Occidental.

Parece ser que los esclavos africanos se inventaron una lucha en respuesta a la opresión a que estaban sometidos y para poder defenderse de sus amos. Patadas, requiebros, saltos, formaban parte del repertorio. Si bien es cierto que todo fue enmascarado en un ambiente secreto y se entrenaban en éste arte, diciendo a sus amos que practicaban una danza típica de su país. De esta forma escondían, en una aparente danza llena de coreografías, un arte marcial de defensa/ataque.

Muchos de esos esclavos lograron escaparse utilizando las artes aprendidas. De hecho, se atribuye el origen de la palabra Capoeira a (puera = matorral) lugar donde se escondían los esclavos agachados tras su huida, de hay que en el movimiento principal base de la danza-lucha los "capoeiras" aparezcan semi-agachados y se balanceen de un lado a otro (movimiento llamado "ginga"), por el cual esquivan los golpes. 

La huida de los esclavos dio lugar a los llamados "Quilombos" que eran asentamientos de esclavos que se autogobernaban y vivían en "libertad", llegando a alcanzar una población de hasta 30.000 habitantes, donde se practicaba con asiduidad el arte de la "Capoeria".

Estos asentamientos fueron asediados y finalmente disueltos, no sin fuerte resistencia, por las autoridades.

Una vez fue abolida la esclavitud muchos de los "capoeiras" emigraron a las grandes ciudades y, debido a la escasez de empleo, muchos se unieron a bandas criminales. Lo que supuso que el arte de la Capoeira se asociara a actos delictivos, lo que provocó que en 1890 fuera prohibida su práctica y fuera penada con castigos físicos (les cortaban los tendones de la espalda y los tobillos para impedir su práctica), lo que no evitó que se mantuviera de forma clandestina

En 1937, gracias a la difsuión del Mestre Bimba, creador de la primera academia de enseñanza de "Capoeira", y su contribución a que no se extinguiera la práctica de este arte centenario, se legalizó de nuevo su práctica, siendo declarado deporte nacional de Brasil.

Ni que decir tiene que quedé totalmente maravillado y perplejo con aquella impactante historia de la Historia.

Ante una sorprendente y motivadora muestra de superación individual y colectiva, por medio del uso de la mejor herramienta de la que dispone el ser humano: Su inteligencia. Una muestra de perseverancia, de autoconfianza, de autoayuda, de gestión personal y, sobre todo, de una auténtica lección de LIDERAZGO.

En el momento actual se están creando algunas asociaciones que comienzan a trabajar en conjunto en pos de sinergias y a modo de escaparates profesionales donde vender experiencia y actitudes (expertise y seniority).

Una de esas asociaciones es PLUS40NET (pichar aquí para más información), dedicada al co-working y a la búsqueda de sinergias entre los profesionales senior de todos los niveles y sectores. Y en este tipo de asociaciones se están creando auténticos "laboratorios de I+D" con iniciativas, copiadas en algunos casos y adaptadas a los nuevos tiempos, y otras realmente innovadoras como la que ofrece la plataforma UPPLUS4; de las que espero poder hablarte más ampliamente muy pronto en estas páginas. 

Uno de mis viejos proverbios chinos favoritos dice: "Antes de tener sed, excava un pozo"... 

Creo que es justo añadirle en estos momentos "...cuando se tiene sed, muchas veces, se cava aún con más fuerza y con la unión de varios brazos se llega aún más hondo".