Translate

jueves, 12 de diciembre de 2013

PERSONAL BRANDING: LA OTRA CARA DE LA MONEDA.

Todo el mundo habla de lo importante que es construir nuestro "personal branding" y de los beneficios que esto supone, que nuestra marca personal es nuestra tarjeta de presentación, que sin una estrategia clara de branding no hay éxito y bla, bla, bla.

Todo perfecto.

Entendido. De acuerdo en todo proyecto de marca hay que cuidar la imagen y trabajar para proyectarla al exterior.

Y aquí llega la cuestión de este post: CUIDAR la imagen.

¿Seguro que personal branding es solamente cuidar una imagen? ¿Ofrecer o proyectar lo mejor de algo o de alguien al exterior?.

Eso es lo que nos venden lo grandes gurús y de lo que se habla en cientos de blogs y en miles de tweets y de hashtags.

No en vano, las empresas cada vez invierten más en Social Media.

Pero resulta que hay un "personal branding" que está justamente diametralmente opuesto a lo que realmente se propugna.

Resulta que la estrategia de Marketing de algunas instituciones no incluye en su marca ofrecer una imagen cuidada y de calidad.


O quizás, mejor deberíamos decir que ofrecer una imagen completamente diferente a lo que se espera de ellas es su actual estrategia para, de esta forma, vender su proyecto de futuro.

Me explico:

Es sencillo acudir a un Servicio Público y ver el estado decadente de algunos edificios, de algunas instalaciones y de la poca motivación que tiene su personal.

Se ha recortado en muchas partidas. En algunos casos de forma necesaria pero me consta que en otros por estrategia corporativa de los gestores públicos (es decir por estrategia de los gobiernos central y autonómicos).

De todos es conocido que la Comunidad de Madrid tiene en marcha un plan de privatización de la Salud Pública.

¿Qué ocurre?.

Que muchas de las instalaciones dan pena y ofrecen una imagen totalmente decadente y tercermundista.

¿Por qué?.

Por estrategia en su branding. Si el usuario percibe que el servicio en estas condiciones es deficiente y obsoleto, estará mucho más abierto y receptivo y mucho menos crítico a una privatización. La cual, a poco que mueva un dedo, dará un mejor servicio que el que se ofrece actualmente en algunos lugares.

¿Es esto estrategia de branding?.

, por supuesto que lo es. Degradar una marca para hacerla menos deseosa al usuario/cliente, para que incluso su "goodwill" sea mucho más barato, es una estrategia de marca, en negativo desde luego, pero estrategia en cualquier caso. Posteriormente, ya habrá tiempo de sobra para lavar toda esa imagen y hacerla atractiva de nuevo. 

No en vano el branding se encarga de eso, ¿no?. De darle la vuela a algo y sacar hacia afuera las potencialidades ocultas de un producto/servicio. No tengamos ninguna duda... que así será.

O quizás, sea lo contrario. El futuro de la salud pública privatizado será igual de malo que el actual, pero entonces nadie se quejará porque no notará ninguna diferencia. Si se comienza a recortar antes del cambio... no se podrá achacar el mal servicio a la privatización, sino a un mal endémico de la salud pública española. Al fin y al cabo, esto pasa en la Comunidad de Madrid y en cualquier otro lugar del territorio español.

Si no que me expliquen a mí cómo es que sigue apareciendo la misma enfermera (fotocopiada y pegada con celo), que manda callar a los pacientes, que había en los años 70... Me imagino que esta señorita, ya será a estas alturas toda un gran señora, se habrá jubilado con toda seguridad. Ha vivido hasta un cambio de siglo y de milenio.


Sin comentarios acerca del estado de las paredes y del gélido ambiente en las espartanas salas de espera!!

Y otras impresiones mucho más subjetivas, difícilmente posibles de plasmar en un documento escrito.


Y ojo que el estado de degradación no se consigue con una gestión de 4 ó 5 años..., cómo ya digo, la señorita pidiendo "silencio, por favor" es del primer lustro de los años 70, ya han pasado décadas suficientes para retirarla..